Hombre y Mujer asombrados

Oct 15 2020

7 cosas que nadie te dirá cuando estás buscando una casa

Publicado en General

No hay comentarios

7 cosas que nadie te dirá cuando estás buscando una casa

En muchos programas de TV, los protagonistas pasan dias y dias, cazando para encontrar la casa, que finalmente encuentran en el lugar menos esperado, en condiciones muchas veces lastimosas y logran pagar un precio justo(algo que no existe en Real Estate) y en un santiamén, convierten una vieja casa de los años 50, en una reluciente y super moderna mansión de principios de Siglo 21. Dejen que les diga, esto solo pasa en TV.

  1. El mejor cazador. Para gente como nosotros, simples mortales, preocupados por cuanto será la mensualidad o “mortgage”de la casa, no existe eso de andar eligiendo mucho, si queremos ser los propietarios de una de las piezas del sueño Americano, tenemos que tener los pies bien puestos en la tierra, nuestras cuentas bien sacadas y mantener nuestras expectativas bien cerquita a nuestro presupuesto.
  2. La locura y el terror a que chequeen tu crédito. Ya que te has venido preparando para comprar tu casa, y sabes que tu puntaje de crédito puede ayudarte a conseguir tu propósito y a conseguirlo gastando menos dinero, quieres cuidarlo más que a tu novia. Es muy probable por ser también muy recomendable, que uses los servicios de un Realtor. Lo primero que te va a decir un Realtor es que tienes que pre calificarte y para esto, te va a presentar con un prestamista hipotecario o mortgage broker, y una de las primeras cosas que hará este último es chequear tu puntaje de crédito, entre muchísimas otras cosas, y es ahí donde quedaras enamorado de tu puntaje de crédito, seguramente a partir de ese momento, estarás mirando constantemente, si subió o si bajó, que puedes hacer para mejorarlo, etc, etc, etc.
  3. Lo inalcanzable es siempre muy tentador. No caigas en la tentación, rigete por tu presupuesto que debe estar calculado en base a lo que tu banco te puede prestar y al dinero con que cuentas para los otros gastos que vendrán. La tentación por estirar tu posibilidad de compra vendrá en la forma de una casa que solo cuesta unos cuantos dolaritos por encima de tu presupuesto, y antes de que te des cuenta, estás mirando casas que exceden los 50 o 60 mil dolares de tu presupuesto, NO LO HAGAS, puede ser realmente peligroso para tu economía familiar.
  4. El papeleo puede ser abrumador. El banco o prestamista, la compania de titulo, te van a pedir bastantes papeles, sobre todo, el prestamista querrá saber todo sobre ti y para eso, puede que pida cosas que ni siquiera sabias que existian y el día del cierre, si eres empleado, pide el dia libre, porque firmarás más papeles que nunca antes en tu vida, y es muy importante que sepas bien que estás viendo y que estas firmando, asi que tomate tu tiempo, al fin y al cabo, no compras una casa todos los días.
  5. Los sitios web de venta de bienes raíces mienten en muchos aspectos o cuando menos no te muestran toda la verdad. Es muy común que las propiedades que encuentres de interés, ya hace tiempo que no están disponibles, pero las mantienen en el sitio para atraer a posibles compradores y mostrarle otras propiedades similares, y eso no está del todo mal, pero lo que sí es muy decepcionante es, que te digan que por una casa que vale $400, 000, puedes quedar pagando $1200, no te dejes engañar, eso es imposible. Cuando pones junto el pago del principal, el interés, los impuestos y el seguro, la cifra puede que se duplique, y ahí no estoy considerando siquiera los gastos inspección, tasación, gastos de cierre, down payment, etc. Y una vez que has comprado, deberás enfrentar los servicios públicos, y reparar de tu bolsillo cualquier daño o rotura de la que ahora es TU CASA.
  6. El efectivo manda. Cuando vas a comprar como la gran mayoría de los compradores, casi seguro lo harás a través de un préstamo, y después de buscar un tiempo, finalmente encuentras una casa que no está a punto de caerse o para demoler y decides ponerle una oferta. Te quedas todo ansioso, hasta que recibes la llamada de tu Realtor, ofreciendo sus condolencias, porque el vendedor aceptó otra oferta, probablemente CASH, quizás de algún contratista que la compra para arreglarla y venderla luego, por mucho más dinero. Y ahí vuelve a comenzar la búsqueda.
  7. En una casa siempre hay algo que hacer. ¿Has oído decir que “En una casa nunca se termina”?, pues es verdad. Ya no puedes agarrar tu teléfono y llamar a tu landlord porque el aire no está enfriando, se rompió la lavadora o se tupió el fregadero, ya no hay a quien llamar, ahora tu debes llamar al plomero, electricista o al mecánico, ya es tu casa, no hay a quien llamar.

A pesar de todo esto, muchos de nosotros saldremos mañana a conseguir una precalificación, a buscar la mejor opción para financiar nuestra casa, a buscar la casa que queremos porque es sencillamente parte de la vida que elegimos y es aquí donde un Realtor puede significar la diferencia entre un proceso tortuoso, difícil, estresante, frustrante y un proceso fluido, con obstáculos pero con soluciones y un final feliz, donde su experiencia y entrega, te ayuden a lograr tu propósito de ser el propietario de una casa, de ser el dueño de tu pedacito de Sueño Americano.

Todos tenemos un médico de cabecera, yo quiero ser tu Realtor de cabecera. Yo soy tu Realtor de Confianza.